Muerte en León

MUERTE EN LEÓN es la historia de cuatro mujeres protagonistas de un caso de asesinato en una ciudad de provincias de España. Isabel Carrasco, la presidenta de la Diputación de León fue asesinada a plena luz del día en el centro de León en mayo de 2014. Rápidamente fueron detenidas dos mujeres, madre e hija, Monsterrat González y Triana Martínez. Al día siguiente, Raquel Gago, una polícia local, entregó el arma del crimen. Las tres fueron juzgadas, y condenadas en grados diferentes, por el asesinato de Isabel Carrasco. Actualmente, la sentencia está pendiente en última instancia del Tribunal Supremo

Muerte en León” es una serie de no ficción, dirigida por Justin Webster, sobre el asesinato de Isabel Carrasco – un género que permite desarrollar una narrativa real, y profundo en cuatro episodios de una hora, una historia contada desde el punto de vista de las cuatro protagonistas, con todo rigor periodístico, y con habilidad cinematográfica. Detrás del brutal asesinato y el proceso judicial se revelan luchas de poder, odios, ambiciones, clientelismo, miedos, mentiras y esfuerzos de descubrir la verdad.

La serie cuenta con la participación de Movistar+ en España. Se estreno el 7 de diciembre en Movistar Estrenos (dial 31), a las 20.45h.

af-poster-muerte-en-leon-rgb-online

Justin Webster:

Quería hacer algo sobre el caso del brutal asesinato de Isabel Carrasco desde el primer momento de la noticia por una razón básica: no entendía nada. Luego con mucho más información, meses despues seguia sin entender mucho. Una madre de 55 años, una ama de casa sin antecedentes, mata otra mujer con una frialdad espluznante en plena luz del día. La mujer asesinada es un político polémico pero la motivación es personal.

Por mi experiencia con otros temas igualmente desconcertantes, la única forma de llegar a resolver esta sensación de no entender, cuando reina la especulación, y los prejuicios, es dedicarle mucho tiempo, y esfuerzo, con la idea de contarlo bien de principio a fin. Es imposible saber – y prohibido prejuiciar – lo que significaría definitivamente la historia antes de filmarlo. Esto es precisamente lo que hace este tipo de producción, que llamamos serie de no-ficción, especialmente exigente (y dificil de financiar, así que gracias a Movistar+ para acompañarnos). Se podría llamar también un documental episódico. La palabra no-ficción solo intenta definirlo un poco más, como una historia, una narrativa contada a traves de los personajes – no un ensayo, o un informativo.

Hace un año y medio, el primer paso en la pre-producción fue ir y hacer unas visitas a León, Enric Bach, productor y co-guionista, y yo, sin cameras, para empezar a hablar con todas las partes, y para plantear la posibilidad de filmar todo el juicio. Mi primera impresión en León confirmó la sensación desconcertante de no entender nada: el odio hacía la mujer asesinada era evidente y, para mí, chocante. Igual de evidente fue la seguridad de casi todos en León que las tres acusadas serían condenadas. Cuando explicaba el proyecto, alguien bromeó que tendría que ser un documental corto, porque no habia misterio. Pero aún más segura fue la sentencia común que nunca se sabrá la verdad.

Todos los documentales, toda la no-ficción, son en un aspecto esencial intentos fallidos de descubrir la verdad. Si se está creando un género nuevo, de series como esta, que tienen éxito de público, creo que es más por esa actitud, de esfuerzo honesto de acercarnos a la verdad, que por las exclusivas que pueden tener. Esta serie contiene mucho que no se ha visto o escuchado antes, pero todo forma parte de una sola narrativa compleja y fascinante – que espero que atrapa, con las herramientas de periodismo y cine, para entenderla mejor.